Baja el alquiler de películas en Argentina, porque algo anda mal

473961039_57e7316977

Vía un post de Axel en Alt1040 y una nota en Infobae me entero de algo que no me sorprende para nada, y es que el alquiler de películas se está reduciendo en un 50%, dicen los afectados, a causa de que la gente prefiere descargarlas de la web, más aún en ésta época que la gente prefiere o tiene que quedarse en su casa por la Gripe «A».

Y aquí viene mi opinión, que si no recuerdo mal alguna vez escribí en alguno de mis antiguos blogs que casi nadie leía :P: si una película tarda de 2 a 3-4 meses en pasar de los cines a los videoclubs, pero en la semana del estreno en las salas ya la puedo conseguir en Internet (claro está, seguramente en muy mala calidad) algo funciona mal… Ese proceso de esperar por una película durante tanto tiempo ya (es) debería ser historia antigua. Ni hablar cuando se trata de películas que no fueron estrenadas en cines en el país o tardaron en ser distribuidas en la Argentina… A veces hemos esperado hasta medio año o más para que aparezcan en videoclubs.

A mí me encantaría que tengamos algún buen servicio online en Argentina que me permita descargar las películas en tiempo y forma, pagándolas. Pero que yo sepa, no lo hay.

El titular de UTSA (Unión de Trabajadores de Sociedades de Autores), Oscar Laino, dijo que la piratería (claro, porque yo soy un PIRATA somalí si descargo una película):

No sólo burla la ley de propiedad intelectual sino que además atenta contra la estabilidad laboral, al fomentar el trabajo en negro y la evasión fiscal, teniendo como consecuencia directa la pérdida de empleo y fuentes de trabajo.

Está claro que «lo mejor para la industria» no es que haya 500 puesteros vendiendo «películas truchas» en cada esquina de la ciudad (en Paraná, donde vivo, hay por lo menos 10 en un tramo de 4 cuadras). Pero por algo pasa. Y por algo la gente las compra, o las descarga. Quizás es hora de que se replantee un poco el proceso de distribución y no sigamos con el actual que data de la época del VHS.

No estoy hablando de que conviene comprar una película en la calle porque sale más barata y está antes que en el videoclub. PARA NADA. No me parece que sea lo ideal. Lo ideal sería que tengamos una forma de distribución un poco más adecuada a los tiempos que corren y que cada cual obtenga lo que merece. ¿Es mucho pedir?. Repito, algo anda mal. Una parte del «modelo» dejó de funcionar, tiene fallas, filtraciones, está arrugado, sin caminar, enfermo y a punto de recibir la extremaunción.

Todo esto no se debe tratar de mantener un modelo decrépito, que sí, quizás le da trabajo a más de 25.000 familias como dice el señor Laino, ¿pero cuánta plata se le viene «filtrando» ya hace rato por culpa de los «PIRATAS» y tantos otros «demonios» más?. El modelo funciona mal. El alquiler de películas viene disminuyendo hace mucho, y no exactamente por culpa de la Gripe «A».

No estoy a favor de que quien produce una obra no tenga que recibir una retribución por ello. Pero sí estoy en contra de que llamen «PIRATA» a cualquiera, y estoy completamente convencido de que necesitamos una alternativa urgente a éste modelo.

Enrique Dans lo decía en un artículo (y en muchos otros) de su blog hace muy poco:

(…) cuando se usa el término “pirata” o “piratería” por parte de un medio de comunicación, no se suele hacer para referirse a estos partidos ni a una actitud determinada, sino con la connotación negativa de quien roba, de quien se apodera de lo que no es suyo. Algo, por tanto, radicalmente falso, incorrecto y contra lo que hay que luchar: ninguna persona que se descarga un archivo de Internet roba nada, nada desaparece de su lugar, ni perturba en modo alguno el uso que su propietario pueda hacer de ello. Nadie se atribuye la autoría ni comercia con el bien objeto de copia. No existe, por tanto, piratería alguna. Esto lleva a que cuando alguien utilice el término en una conversación, se le deba contestar con mirada de extrañeza intentando entender qué le lleva, en medio de una conversación sobre Internet, a referirse a las actividades de los saqueadores de barcos en las costas de Somalia o en el Índico: algo completamente fuera de contexto e injustificado.

Es un tema que da para muchísimo debate. Yo no tengo la solución, pero creo que debemos pensar en encontrarla. Mi humilde opinión es que necesitamos adecuarnos a los tiempos que corren. No sólo los políticos que hacen las leyes, los ciudadanos, y también la mayoría de los medios, que hablan de piratería y cosas ilegales como si fueran los santos de la historia.

img vía flickr@daquella manera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.