La NASA enviará dos misiones robóticas a Venus por primera vez en 30 años

La NASA lanzará dos nuevas misiones robóticas para explorar Venus, el planeta vecino de la Tierra, anunció el pasado miércoles el administrador Bill Nelson. Las dos misiones, denominadas DAVINCI+ y VERITAS, se encontraban entre las cuatro propuestas en competencia del Programa Discovery de la NASA, encargado de gestionar misiones de exploración planetaria más pequeñas con un presupuesto reducido de aproximadamente 500 millones de dólares cada una.

Estas dos misiones hermanas tienen como objetivo comprender cómo Venus se convirtió en un mundo infernal capaz de derretir el plomo en la superficie”, sostuvo Nelson durante su primer discurso sobre el “Estado de la NASA” en la sede de la agencia en Washington, DC el miércoles. “Ofrecerán a toda la comunidad científica la oportunidad de investigar un planeta en el que no hemos estado en más de 30 años.

DAVINCI+, programado para lanzarse alrededor de 2029, será la primera misión dirigida por Estados Unidos a la atmósfera de Venus desde 1978, cuando la segunda misión Pioneer de la NASA se sumergió en las nubes del planeta en cuestión para un estudio científico. La nave espacial volará por Venus dos veces para tomar fotografías en primer plano de la superficie del planeta antes de lanzar una sonda robótica a su atmósfera espesa para medir sus gases y otros elementos.

El interés en Venus se disparó el año pasado cuando un equipo internacional de investigadores publicó hallazgos de que un gas nocivo producido por seres vivos, la fosfina, posiblemente flotaba en las nubes de Venus. Otros investigadores cuestionaron los hallazgos del equipo dando inicio a un debate sobre la teoría de la fosfina. La misión DAVINCI+ a través de la atmósfera de Venus podría resolver el misterio de manera decisiva. Aunque las dos sondas podrían ayudar a confirmar la investigación de la fosfina, ambas misiones fueron seleccionadas también por su valor científico, y la posibilidad de otros hallazgos además de la fosfina.

La segunda misión, VERITAS, es una sonda programada para lanzarse alrededor de 2028, justo antes de DAVINCI+. Orbitará Venus y mapeará su superficie de manera muy similar a como lo hizo la sonda Magellan de la NASA durante cuatro años a partir de 1990, pero con un enfoque mucho más nítido que dará a los científicos una mejor imagen de la historia geológica del planeta. Utilizará un radar de apertura sintética y rastreará las elevaciones de la superficie para “crear reconstrucciones 3D de la topografía y confirmar si los procesos como la tectónica de placas y el vulcanismo todavía están activos en Venus”, dijo la NASA en un comunicado.

Otra cámara en VERITAS será sensible a una longitud de onda que podría detectar signos de vapor de agua en la atmósfera de Venus, lo que, si se detecta, podría insinuar que los volcanes activos se han estado desgasificando en la superficie del planeta hace mucho tiempo.

En conjunto, las dos misiones dejan en claro que la NASA finalmente va con todo a Venus, un planeta picante y caliente que durante mucho tiempo ha sido marginado por otros planetas científicamente más populares como Marte. Además podrían ayudar a comprobar si alguna vez dicho planeta fue habitable y también capacitar a los científicos para aprender a observar exoplanetas, es decir, planetas distantes en otros sistemas solares.

Vía – TheVerge

Jeremías Rodríguez

Profesor de Historia. Amante de los libros, la tecnología y el buen café.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.